Cómo meditar: 7 consejos del “Hombre más feliz del mundo”.

En este artículo, hablaremos del monje budista Matthieu Ricard y sus 7 consejos para meditar o el mindfulness. Verás que con unos simples consejos, es muy fácil adentrarse en el mundo de la meditación, para que así alcances tus objetivos y vivas una vida más placentera.

Matthieu Ricard es un biólogo molecular de profesión, oriundo de Francia. Dejó la vida intelectual hace 40 años, para mudarse a La India a estudiar el budismo. Ahora es un amigo cercano del Dalai Lama y se ha transformado en un muy respetado docente en temas religiosos.

A simple vista, no parece ser la persona que ostente el título de ser la más feliz del mundo. Pero, la ciencia demuestra que a través de la meditación se puede incrementar exponencialmente el nivel de felicidad de una persona.

Imagen: Matthieu Ricard, por Festival of Faiths (Flickr).

El Estudio

El neurocientífico Richard Davidson, de la Universidad de Wisconsin, aplicó 256 sensores en el cráneo del monje para hacer la investigación, que se aplicó a varios exponentes de esta técnica.

Los escáners demostraron que el cerebro de Matthieu Ricard produce una cantidad de ondas gama – aquellas que se asocian a la atención, la consciencia, el aprendizaje y la memoria – ‘jamás antes medidas por la literatura en neurociencia’, según reporta Davidson. Sentir compasión es su principal secreto para ser el hombre más feliz del mundo.

También, en el estudio se midió una muy alta actividad en el córtex pre-frontal, que se asocia a la felicidad y a la reducción de la negatividad.

Este fenómeno, conocido como ‘neuroplasticidad’, está aún en sus inicios. Han sido estudiados por 12 años los efectos de la meditación en el corto y largo plazo, enfocándose en la atención, la compasión y el balance emocional.

Los profesionales indican que con 3 semanas practicando meditaciones de 20 minutos, se pueden ver excelentes resultados.

 

Los 7 consejos de Matthieu Ricard para aprender cómo practicar la Meditación

  1. “Deja que tus pensamientos pasen por tu mente, pero no permitas que se peguen a ella. Muchos indican que debes concentrarte en tener ‘la mente en blanco’. Esto no debe ser así, si te concentras en eso, seguirás perdiendo el foco.”

  2. “Es muy difícil hacer que tus pensamientos dejen de aparecer, más bien imposible. La mejor forma de mantener el foco es concentrándote en tu respiración o en los sonidos que escuchas a tu alrededor. La idea es no permitir que tus pensamientos te esclavicen. Todo está en ‘manejar el bote’, no hacer que éste vaya a la deriva.”

  3. “Sé consciente. Concéntrate en tu respiración nasal, en como entra y sale el aire. Si sientes que estás perdiendo el foco, vuelve a concentrarte en la respiración. Eso es el mindfulness. Es estar en el momento presente, sin preocuparse de lo que pasó ni de lo que va a pasar.”

  4. “Cuando ya alcances cierto nivel en tus prácticas, puedes concentrarte en cultivar emociones como la compasión o también puedes lidiar con emociones poco gratas. Se dice que todos hemos experimentado ese gran amor alguna vez en nuestras vidas, como cuando te enamoras. Suele durar muy poco tiempo, tan sólo unos segundos, pero con la meditación puedes hacer que esa emoción se prolongue. Puedes revivirlo si te haces consciente de aquello.”

  5. “Como cualquier otra cosa en la vida, la práctica es fundamental. No es lo mismo hacerlo durante unos segundos, que hacerlo 20 minutos al día. Recuerda siempre practicar, así te harás mejor.”

  6. Ricard dice que puedes apartarte de las emociones negativas haciéndote consciente de ellas. Dice: “Si estas consciente de tu ira, no estás iracundo, estás consciente; si estás consciente de tu ansiedad, no estás ansioso, estás consciente”. Estar consciente de tus emociones, hace que ese fuego de tus emociones negativas se apague, ya no estás echándole gasolina, estás dejando que se apague lentamente.

  7. Empezarás a ver los primeros resultados después del primer mes de constante práctica. Y para todos los que dicen que “no tienen tiempo”, piénsalo dos veces. Utilizar 20 minutos de tu tiempo te mejorará las 23 horas y 40 minutos restantes del día, no lo olvides.

 

*Otro consejo extra: no es necesario que estés en un lugar especial o que cruces tus piernas, pongas una música especial y todo eso. Con que seas capaz de sentarte, con la espalda recta, los ojos cerrados y el foco en tu respiración, es más que suficiente para obtener grandes resultados.

Conclusión

Meditar es muy simple, lo puedes hacer en cualquier parte y en cualquier lugar. Lo más difícil es empezar, pero si sigues estos simples consejos, tu camino a la meditación será el más exitoso. No olvides ser constante, y promueve este mensaje a tus seres queridos.

Dale like, comparte y deja un comentario si te ha gustado este artículo. ¡Que tengas el mayor de los éxitos!